Isidoro, Ellas


Ellas, las que brillan, las que lucen, las que con su sonido te atrapan (las tragaperras).

Las que nada te dan y todo te quitan.

Que odio siento hacia ellas,

Un poco tarde pienso, después de todo lo hecho.

Que pena tengo, por haberles fallado.

A ellos, a los que más quiero.

Y sin embargo ELLA sin dudarlo me apoya en todo, me ayuda, me anima a ir hacia delante.

Ahora ya no tengo dudas, ELLA es el pilar de mi vida y el motor que me hace arrancar cada mañana.

La que con mis fallos carga y no pone peros ni trabas, la que sufre por dentro todos mis malos actos, la que llorará a escondidas para que yo no me dé cuenta de lo mal que lo está pasando.

Y ellos sin saberlo sufren los daños que YÓ les he provocado..

Ahora empieza una nueva etapa, dura y de malos momentos pero que con el tiempo y vuestra ayuda, sabiéndolo y sin saberlo, me hará mejor persona.

Y yo poco a poco haré que os sintáis orgullosos de mí, y volváis a decir con la boca llena: ESTE ES MI MARIDO, MI PADRE, MI AMIGO.

Isidoro