José, Descontrol Total


 

Hola a todos esto que os voy a contar es la historia de un pasado triste de mi vida.

Me llamo José y tengo 54 años, desde que yo recuerde y tuve una paga en mis manos, incluso cuando mis padres me daban para salir, siempre e apostado ya desde aquella al futbolín pero claro eran apuestas mínimas o eso es lo que creía y no daba para mas , lo peor es que toda la vida uno va aprendiendo cada vez mas en todo el sentido de la palabra, tanto en lo bueno, como lo malo, lo que sucedió es que a mi lo malo o sea el juego, se me dio más, o creía que me sentía mejor con el pues lo veía como un pasatiempo del cual creía siempre que lo tenia muy controlado, he ahí mi primer gran error quien ya me empezaba a controlar era él, pero yo no me quería dar cuenta de ello y poco a poco empezaba a gastar mas y mas y cuanto mas tiempo pasaba la adicción me hacia tener mas ansiedad hacia el juego, las tragaperras no solo tragaban mi dinero sino que me devoraban a mí, y empecé a olvidarme de mi, y de lo que me importaba que era mi familia, en esta mi primera parte de ludópata que no reconocía interiormente.

La peor parte de mi triste historia, empezó cuando ya no me llegaba el dinero con el que me quedaba, empecé a trabajar mas horas, pero en casa solo daba la mitad del dinero que realmente ganaba, eso hacía que mi vicio fuese a mas y también que dedicase menos tiempo a mi familia, pues ya con lo que tenia me daba para experimentar en todo tipo de juegos cartas, bingos, tragaperras, quinielas, alcohol juergas, etc.…, por desgracia para mi llego mi separación matrimonial, lo que llevo a que perdiera el control total de mi cabeza y pasase a una fase mayor, todo lo que ganaba no me llegaba para mantener mi vicio, y con ello olvidarme de la persona que mas quería mi hija, la cual me dejo porque ella sabia que tenia padre, no le faltaba nada material, pero si le faltaba cariño, alguien que compartiese sus inquietudes, sus necesidades de niña, cuando la perdí el mundo se me vino encima y aunque trate de recuperarla “mi vicio” podía mas y todo se acabo, a partir de ahí empecé a sentirme solo y “creía” que el juego era mi casa, fue cuando empecé a perder lo poco que me quedaba, mis ahorros, mi salario, mi salud, mi casa y lo peor de todo, empecé a pedir prestamos a todo cuanto sitio o entidad que me lo dejaba, hasta que ya no había mas a donde recurrir y mi nube, en la cual subsistía, desapareció y caí al vacio, ya no podía más.

Fue entonces cuando mi familia se entero, y al ver en la situación en la que estaba, me preguntaron que iba a hacer de mi vida, y la decisión fue acudir a la asociación en la cual me encuentro ahora AGAJA, a la cual me siento muy orgulloso de pertenecer, sigo con mis deudas, no se hasta cuando, todo lo que gano se me va en pagar lo que debo, la cantidad supera los 60.000 euros.

Lo que si tengo que decir, es que aunque tarde, pero a tiempo, he empezado a recuperar mi autoestima y lo mas importante recuperar a mi hija, ya hablamos y estoy con ella de vez en cuando, me gustaría pasar más tiempo con ella, pero, sé que tengo que ir ganando poco a poco su confianza y mas ahora que me hizo abuelo, lo que si se es que ahora tengo un reto que es mi hija, mi nieta y mi familia, pues gracias a ellos me siento mas útil, desde que estoy en la asociación me siento vivo y lucho para ser una persona responsable y vivir lo que me quede de vida como una persona normal.

Que mi historia sirva de ayuda a otras personas que estén o vivan en la situación que yo he estado, o a que no se metan en esto, os puedo decir y acabo que esto no es bueno, escribir estas palabras me a costado mucho pues solo con recordar mi pasado me agobia mucho y me da una ansiedad terrible, quiero con todo esto felicitar a los que ya han salido y animar a los que nos encontramos en tratamiento, ganaremos algo mas que dinero, ganaremos en salud, felicidad, autoestima y cariño.

 

José