Debate sobre “La publicidad y el acceso al juego”

Jornada “La publicidad y el acceso al juego a debate”

Organizado por la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) se celebró el pasado 7 de Mayo un debate sobre “La publicidad y el acceso al juego” en la sede del Consejo Económico y Social de Madrid.

Juan José Lamas Alonso, Director Técnico de FEJAR, acudió en representación de los afectados junto con Camilo Jené, Presidente de la Federación de Madrid de la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado. Por parte de los organizadores, OCU, participaron su portavoz Enrique García y Lucía San Miguel desde el Departamento Técnico de la Organización. La mesa se completaba con representantes del sector de juego Alejandro Landaluce, Director General de CEJUEGO, y por parte de la  Administración correspondió a Guillermo Olagüe, Subdirector General de Regulación del Juego de la DGOJ .

La organización de consumidores tomo la palabra para exponer la creciente preocupación por la proliferación de salones de juego, el aumento de juego on-line , la temprana edad de los consumidores de esta modalidad de juegos de azar y la publicidad masiva en todas los soportes. La OCU maneja un estudio en el que se constatan todos estos factores y además asegura que «los menores pueden acceder a los locales de juego».

Juan Lamas en su intervención aclaró que FEJAR no está en contra del juego, ni de los operadores, tampoco considera que los jugadores o consumidores de juego de azar, sean «tontos»o «delincuentes» y que haya que tutelarlos constantemente, pero defendió la necesidad de una regulación clara para proteger a los sectores más vulnerables y el aumento de la ludopatía.

El director técnico de FEJAR además recordó que el Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de la DGOJ (Publicidad online) lleva en un cajón años sin llevarse a cabo ni actualizarse. Además que las medidas que se tomen sobre regulación deben afectar por igual al sector del juego privado como el público y que la administración debe ser responsable del cumplimiento de la ley.

También se recordó una vieja reivindicación, el acceso restringido a las maquinas «tragaperras» con un control de acceso en la propia máquina que valide si el consumidor es un menor o un «autoprohíbido».