Presentación «Guía Universitarios»

FEJAR presenta un manual para prevenir los graves problemas que provoca el auge de los juegos de azar en el ámbito universitario

Esta mañana ha sido presentado el Manual de Prevención de Adicciones en el Ámbito Universitario en el salón de actos de la Delegación del Gobierno en Madrid. El manual de prevención es el resultado posterior a un trabajo que se ha realizado en los últimos meses en elámbito de las universidades españolas, que ha consistido en recoger datos,mediante una encuesta, para hacer un análisis sobre cómo llegan los jóvenes universitarios a los juegos de azar y su percepción del riesgo cuando se introducen en este sector.

El estudio ha sido elaborado por FEJAR, Federación Española de Jugadores de Azar Rehabilitados, y ha contado en su presentación oficial con la delegada del Plan Nacional sobre Drogas, Azucena Martín, que ha apoyado el desarrollo de este trabajo. En el acto de presentación, en el que también han estado presentesautores y autoras del Manual de prevención, se explican algunas de las pautasde actuación para evitar el descontrol y una posible adicción al juego enpersonas de edades tempranas. El director del proyecto y director técnico de FEJAR, Juan Lamas, ha destacado la precocidad con la que los nuevos casos de nuevos “adictos al juego”reconocen haberse incorporado al juego.

El trabajo de campo delata que lohacen por debajo de los 18 años, siendo la media de edad de nuevos jugadoresde azar en 16 años. Es decir, FEJAR subraya que los jóvenes participan en una actividad ilícita para su edad, reservada sólo para mayores de edad. JuanLamas también ha puesto el acento en que lo sorprendente del estudio es “la baja percepción en cuanto a los riesgos a los que se enfrentan los jóvenes al participar en estas nuevas formas de juego, una puerta a nuevos y severos problemas de salud mental y sujetas a nuevas adicciones, que se crean por elmal uso de las plataformas electrónicas, las aplicaciones móviles y las casas de apuestas por Internet”.

El estudio advierte que los universitarios, por ser personas con una mayor preparación intelectual, creen tener una mejor predisposición para “controlar” la situación y estar “blindados antes los riesgos” por lo que “no perciben la sensación de peligro de poder caer en una adicción, aunque dediquen una gran parte de su tiempo a los juegos de azar”. Una de las diferencias que caracteriza a estos nuevos jugadores, respecto a los clásicos “adictos” a las máquinas tragaperras -que atrapa a personas de mayor rango de edad-, por ejemplo, es que las nuevas adicciones se germinan en el ámbito privado porque no estos no requieren la presencia del “enganchado” en un local específico, ya que puede satisfacer su adicción desde el ámbito de la privacidad. Es decir, el jugador no necesita ir a un bar o a una casa de apuestaspara caer en la trampa adictiva de jugar sin control.